“Párpados” en la revista “Texturas”

La revista de edición y libros Texturas, en su último número, publica los “Ensayos a la intemperie” de Vicente Luis Mora, en los cuales utiliza citas de Párpados para argumentar, a través de los hechos que les acaecen a los personajes, lo que Remedios Zafra ha bautizado como “el entusiasmo”: la precariedad del mundo cultural sustentada en el “entusiasmo” de los que participan en la cadena productiva fiándolo todo a una esperanza de progreso futura.

Me hace especial ilusión la lectura de Vicente y las citas utilizadas, porque la crítica social fue el germen inicial de la novela:

“Una de las novelas que adapta especialmente la descripción de Zafra es la primera narración larga de Toni Quero, Párpados (2017), donde una artista plástica, Duna, y su novio, el innominado narrador en primera persona de la novela, que es fotógrafo de profesión, se embarcan en un viaje a ninguna parte a lomos de una moto custom. El viaje se financia con los ahorros que les da la venta del equipo fotográfico de este último, un gesto simbólico de desprendimiento de las condiciones laborales del trabajador cultural, de las herramientas que le permitían, entre comillas, ganarse la vida. El fotógrafo es consciente de su condición de sujeto precario, y del modo en que se han aprovechado de su entusiasmo laboral: «[…] pensaron en mi porque sabían que aceptaría un salario bajo para ganar experiencia»”.
(…)
“Tanto la novela de [María] Alcantarilla como la de Quero insisten en el retrato de una juventud en perpetuo movimiento, que no consigue trabajos estables ni medios de supervivencia razonables. El hecho de que se trate de las dos primeras novelas de escritores jóvenes —nacido a finales de los 70 Quero y a principios de los 80 Alcantarilla— nos hace pensar no que sean novelas autobiográficas, sino que la cosmovisión negativa de los autores, llegados a la edad de la emancipación en plena crisis económica, ha impregnado la psicología de sus personajes.”
(…)
“La precariedad es la existencia, es el lugar donde suceden las cosas. No se contempla como un estado a superar, ni como un espacio del que salir. Pese a que Alcantarilla, Sanz y Quero son poetas, no hay pulsión lírica en sus obras narrativas, deliberadamente secas, lacónicas, hueras de artificio verbal y de ornamentos sintácticos; es como si la precariedad permease el estilo y lo llenase de fragmentación, silencios, elipsis y sequedad discursiva y léxica. En ellas la prosa se viste también de pragmatismo, escepticismo y eficacia, como las vidas de sus personajes”.

“Ensayos a la intemperie”, Vicente Luis Mora. En Texturas, n. 36. Trama Editorial. Madrid, 2018.
http://www.tramaeditorial.es/libro/texturas-36/